Inicio Arquitectura, Diseño y Decoración Arquitectos reconvirtieron su talento para prevenir el virus

Arquitectos reconvirtieron su talento para prevenir el virus

Por antonia
76 Vistas
Melvin Soto y Carolina Castro de Arkitektors se reinventan para crear rótulos de señalización e informativos. Foto EDH/ Menly Cortez

La pandemia casi acaba con los sueños de dos arquitectos, pero una oportunidad saltó a la vista.

La pandemia por COVID-19 y luego la cuarentena impuesta como medida para contener el virus tomó de sorpresa a los pequeños empresarios y profesionales. La economía en casi todos los rubros se congeló, muchos proyectos quedaron varados y sin una luz sobre cuándo podrían retomarse de nuevo. Esa ha sido la realidad de muchos y fue la de la pareja de esposos arquitectos Carolina Castro y Melvin Soto.

“No sabíamos qué hacer, habíamos pensando en tantas ideas de cómo salir adelante, pero nos enfocamos en una sola idea y de un día para otro creamos el primer arte para diseño de rótulos de desinfección y protocolos sanitarios”, explica Carolina.

“Ahora hay esperanza. Todo cambió de pronto y fue ese sentimiento de alegría y de entusiasmo porque tenemos los conocimientos para hacerlo, es parte de lo que veníamos ya trabajando en este tipo de campañas de información y educación y ahora se nos abren las puertas de nuevo”, manifestó el arquitecto.

A partir de ese momento la creatividad no ha parado y ahora, con más entusiasmo que nunca, según expresan la pareja de profesionales.

“Es como empezar de cero, como cuando iniciamos hace 14 años”, comenta el arquitecto Soto mientras hace el montaje del arte en el cuadro para uno de los pedidos que ahora trabaja.

Con estos rótulos ayudan a otros pequeños negocios a prevenir el virus, sobre todo ahora que es necesario recordarlos dado que ha iniciado la primera fase de la reapertura económica.

Oportunidades

La oportunidad de la que hablan los profesionales no solo se limita a ellos, sino también a la generación de empleo ya que antes de la pandemia generaban entre 12 y 16 puestos de trabajo entre directos e indirectos. Actualmente cuentan solo con dos trabajadores más, a parte de ellos.

“Esperamos que vengan más pedidos y se reactiven los proyectos que están congelados, porque de esta pequeña empresa dependen familias que actualmente también se han quedado sin ingresos”, agregó Castro.

“Melvin y yo comenzamos en 2006 y comenzamos con buenos proyectos, luego vinieron otros proyectos, primero en el sector construcción con servicios de arquitectura, pero también con trabajos de diseño y creatividad, explicó la profesional.

Fuente: https://www.elsalvador.com/noticias/negocios/trabajo-cuarentena/726360/2020/

Dejar un comentario