Saltar al contenido
Portada » Certificación LEED, Construcciones Sustentables Para Un Mejor Planeta

Certificación LEED, Construcciones Sustentables Para Un Mejor Planeta

 50 

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas, tres cuartas partes de la producción energética mundial se consume en las ciudades, configurándose la actividad urbana como un factor clave para el cambio (State of the World, 2007. Worldwatch Institute), ser sostenible, es conseguir que la gente sea feliz consumiendo menos.

La arquitectura y la sustentabilidad son dos elementos que no deben estar en conflicto, al contrario, mientras más se respete al medio en que se inserta la habitabilidad del ser humano, más en armonía estaremos con la naturaleza y nosotros mismos.


Por esto existen sistemas de certificación que buscan promover y estimular el encuentro de estos dos elementos vitales para mejorar la calidad de vida de las personas en las ciudades.


LEED (por sus siglas en inglés, Leadership in Energy & Environmental Design) es el sistema de certificación más utilizado en el mundo para el diseño, construcción, mantenimiento y operación de construcciones sostenibles, creado por el Consejo de Edificación Sustentable de Estados Unidos (U.S. Green Building Council).


Existen cuatro tipos de certificación Leed para las cuales es necesario cumplir con un cierto número de puntos. En este sentido, las cuatro certificaciones y el número de puntos son los siguientes: Leed Certificate: 40-49 puntos, Leed Silver: 50-59 puntos, Leed Gold: 60-79 puntos. Leed Platinan: 80+ puntos.


Esta certificación se compone de un conjunto de normas sobre la utilización de estrategias encaminadas a la sostenibilidad en edificios de todo tipo. Los pilares principales son aspectos relacionados con la eficiencia energética, el uso de energías alternativas, mejora de calidad ambiental interior, eficiencia del consumo de agua, desarrollo de espacios y selección de materiales. La certificación LEED está disponible para todos los tipos de construcción, incluyendo las construcciones nuevas y las remodelaciones de gran magnitud.


Un tema que es importante destacar es que yo puedo certificar tanto los edificios que ya existen donde ya se está trabajando o idealmente un edificio nuevo, desde los planos. Es importante darlo a conocer porque muchas personas piensan que aplican solo los edificios nuevos.


CERTIFICACIÓN LEED EN EL SALVADOR
Cada vez son más las organizaciones que están promoviendo la Certificación LEED y otras similares. La Cámara Salvadoreña de la Construcción, el Colegio de Arquitectos de El Salvador CADES, la Asociación de Ingenieros de El Salvador ASIA, y por supuesto El Salvador Green Building Council ESGBC, están aunando esfuerzos por que cada día se conozca más sobre este tema a través de diversas actividades y publicaciones.


El Arq. Rafael Cienfuegos, de la firma B100 Arquitectos, es uno de los más entusiastas promotores de esta certificación. Cienfuegos dice que en El Salvador afortunadamente se están dando pasos muy grandes en la búsqueda de mejorar las condiciones del diseño y la construcción sostenibles.


Aunque no mucha gente lo sabe, en el país tenemos dos de los proyectos certificados LEED con la mayor puntuación de la región y uno de ellos del mundo. Uno de ellos es MP Service, una empresa dedicada al montaje de equipo electromecánico con especialidad en aire acondicionado, refrigeración y ventilación mecánica que, en diciembre pasado, obtuvo una calificación de 91 puntos, lo que le valió alcanzar no solo uno de los puntajes más altos de la región, sino también uno de los 5 más altos del mundo y la primera certificación LEED Platinum del país.


Y el otro es el edificio Tigo, ubicado en el área corporativa del complejo Tuscania, que tiene la mayor puntuación registrada en Centroamérica, con 86 puntos de 100 posibles.

Edificio Tigo


El Ing. Carlos Moreno, presidente de MP Service dice que esta certificación pone a prueba un edificio para saber qué tan sostenible se ha construido o remodelado. Hay muchas empresas que en la práctica ya ejecutan acciones sostenibles; pero que no tienen en su radar la certificación.

Algunas personas consideran que certificarse les va a traer un costo mayor; eso no es cierto en términos estrictos, porque si se analizan los beneficios en la vida útil del edificio esto es palpable, nosotros lo podemos decir con nuestra experiencia

Ing. Carlos Moreno
MP Service Headquarters


La Arq. Diana Guerra de ESGBC dice que, aunque no siempre es el caso, según estudios de WorldGBC, es probable que el costo pueda aumentar, en un rango que varía entre un 2% y un 19% más. Sin embargo, es enfática en destacar los retornos que esta inversión tiene, no solo en materia económica; sino en la calidad de vida de las personas que utilizan la edificación, y en el impacto positivo al medio ambiente.


Más allá de los posibles sobrecostos, los especialistas y desarrolladores coinciden en que las edificaciones certificadas implican no solo un menor impacto ambiental y mejores espacios para los usuarios, sino que una vez en operación reportan un retorno de la inversión hecha, el cual se da sobre todo por la vía de los ahorros.

Esperamos que cada vez más arquitectos se acrediten como profesionales capaces de llevar a cabo y mantener en curso una certificación sin problemas, para que los resultados se vayan multiplicando cada vez más. Sabemos que hay muchas empresas que ya han iniciado sus procesos de certificación, y muchas otras interesadas, concluyó Moreno.


CERTIFICACIÓN LEED PUNTOS
El número total de créditos es de 110: los primeros 100 son por cumplimiento adecuado de las categorías y los 10 son bonos por innovación en la ejecución.

Los créditos se clasifican en siete familias y cada una reúne créditos relacionados con su categoría. Las familias son:


Ubicación y transporte
Presta atención en incentivar de transporte alternativo (bicicletas, autos híbridos, transporte público) enfocado a la disminución del uso del auto común.
Sitios Sustentables
Los créditos de esta categoría se refieren a los agentes que impactan dentro del entorno exterior, como evitar la sedimentación y erosión, restauración del hábitat, tratamiento de agua de lluvia, entre otras estrategias.
Eficiencia en agua
Los créditos de esta familia se basan en el aprovechamiento óptimo del agua, su tratamiento, captación, reutilización, ahorro y su desecho correcto.
Energía y atmósfera
Esta familia es la que toma más créditos dentro de la escala LEED. Procura una utilización óptima de la energía, la fuente de esta y cómo la eficiencia energética impacta en la comunidad.
Materiales y recursos
Esta familia de créditos toma en cuenta el origen de los materiales en la construcción, dando prioridad a materiales reutilizados. Además, evalúa la manera en que los residuos propios de la construcción son manejados.
Calidad de ambiente interior
Familia enfocada en el bienestar de los ocupantes del inmueble a través de estrategias que influyan en su salud y bienestar, así como acciones que procuren una renovación del aire interior a través de una adecuada ventilación, libre de químicos o humo de tabaco; el aseguramiento de un ambiente interior con una temperatura confortable, entre otros aspectos considerables en los edificios LEED.
Innovación
Esta familia de créditos se basa en el compromiso constante de mejora de las estrategias implementadas.
Prioridad regional
Con la finalidad de eliminar que la huella de carbono aumente debido al transporte de materiales que se fabrican a distancias largas y promover el desarrollo sustentable las estrategias empleadas con materiales y soluciones regionales merecieron una familia de créditos.
BENEFICIOS
Esta certificación proporciona un valor agregado a las edificaciones por su alto compromiso con el medio ambiente; además, la certificación LEED es importante por la validación por parte de terceros del rendimiento de una construcción.

Tipos de certificación Leed


Este tipo de obras generalmente son menos costosas de operar y mantener, ya que ahorran agua y energía. También se enfoca en el rendimiento ambiental, económico y el rendimiento orientado a los ocupantes.


Por el lado económico, las tasas de arrendamiento de estos edificios son más altas, ya que las instalaciones se vuelven más saludables y seguras para los ocupantes. Además, se logra una reducción de costos significativa por la eficiencia del uso de la energía eléctrica y del uso del agua, así como también en los costos de operación del edificio.


También, al incorporar los elementos del medio ambiente a los espacios de trabajo se genera una mejor calidad en el clima laboral, ya que incluye luz natural, corrientes de aire y agua de alta calidad para el consumo humano.


Finalmente, la productividad y la salud de las personas que utilizarán el edificio ya sea para oficina o para vivienda, será superior a la de los demás.


Por el momento toda esta normativa es de carácter voluntario; sin embargo, ya hay países como Estados Unidos y Canadá que son de carácter obligatorio.

Fuente: Revista El Constructor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *